Hemostaticos

La farmacoterapia de los trastornos de la hemostasia prende dos grandes grupos de medicamentos: los relacionados con la hemorragias y los relacionados con las trombosis, formación de tapón plaquetario y coagulación de la sangre. La hemostasia es la capacidad que tiene el organismo de hacer permanecer la sangre dentro de los vasos sanguíneos. Cuando la hemostasia falla ocurre la hemorragia. Los procesos de hemostasia se dividen en dos grandes grupos:

Hemostasia primaria: es la respuesta inicial a la ruptura de un vaso. Comprende los procesos de contracción vascular (o vasoespasmo), adhesión, activación y agregación plaquetarias. Estos tres procesos dan lugar a la formación del «tapón plaquetario». Cuando se altera la hemostasia primaria aparecen hemorragias inmediatas y más duraderas de lo normal ante un traumatismo o a veces de manera espontánea. Estas suelen verse en las mucosas de la nariz y la boca o como un punteado de color rojo en la piel que se denomina equimosis.

Hemostasia secundaria: es lo que se suele llamar coagulación. Consiste en la formación de un conglomerado de la proteína fibrina que estabiliza el tapón plaquetario. Cuando se altera suelen aparecer hemorragias tardías, muchas veces en forma de hematomas (colecciones de sangre) en músculos, articulaciones o subcutánea.

Desde el punto de vista odontológico vamos a ocuparnos de aquellos fármacos que favorecen la coagulación dejando para el médico el estudio más exhaustivo de los anticoagulantes. La hemostasia comprende una serie de pasos o mecanismos necesarios para prevenir la pérdida de sangre.




Califica este Artículo:
2.33 / 5 (3 votos)





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *