Drogas utilizadas en la enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson es un desorden motriz extrapiramidal, caracterizado por akinesia, rigidez y temblor con manifestaciones secundarias tales como salivación excesiva, seborrea, cambios de ánimo (especialmente depresión); en ciertos pacientes se ha reportado daño hepático. Fue identificado en 1817 por James Parkinson.

En la enfermedad de Parkinson, hay una degeneración de los terminales nerviosos dopaminérgicos de los ganglios basales (neuronas en la sustancia negra y en el tracto nigroestriado), que produce déficit de dopamina y sobreactividad colinérgica. Por ello, el enfoque racional de la terapia de la enfermedad de Parkinson debiera dirigirse a incrementar la actividad dopaminérgica central o bien, a disminuir la actividad colinérgica central.

Las drogas utilizadas para el tratamiento del la enfermedad de Parkinson se pueden clasificar de acuerdo a la siguiente tabla.

Clasificación de las drogas para la enfermedad de Parkinson

  • Drogas que actúan sobre el sistema dopaminérgico central.
  1. Precursores de la dopamina: Levodopa.
  2. Agonistas dopaminérgicos: Bromocriptina, Lisuride, Pergolide, Ropinirole.
  3. Drogas que facilitan la transmisión dopaminérgica: Amantadina, Selegiline.
  4. Inhibidores periféricos de la dopa-decarboxylase: Carbidopa, Benserazide.
  • Drogas que actúan sobre el sistema colinérgico central.
  1. Anticolinérgicos: Trihexyphenidyl, Procyclidine, Biperiden, Benztropine.
  2. Antihistamínicos: Prometazina, Orfenadrina, Difenhidramina.



Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *